Reconozco que Dan Auerbach me ha ido ganando poco a poco. Sí, The Black Keys son buenísimos, creo que no descubro nada. Pero sobretodo, porque lejos de su proyecto conjunto se ha destapado como un auténtico fenómeno musical y cultural. Hoy os traigo el que para mí es uno de los mejores temas de su nuevo disco. Os anticipo ya que puede que se convierta, en mejor disco del año. Ya era hora de poder recuperar los #antilunes de Los Mundos de Josete y qué mejor manera de hacerlo que “Waiting on a song” (esperando en una canción).auerbach waiting on a song

Hoy no vamos a dar muchos rodeos: Me gusta “Waiting on a song”, tiene todo lo que se le puede pedir a un gran tema: melodía, letra, estribillo, frescura, y un toque, que perdura durante todo el disco, que recuerda a tiempos pasados en los que la música era más pura y estaba menos llena de artificios. Dan Auerbach ha lanzado un disco homónimo, su segundo LP en solitario, que desgranaremos en próximas fechas (el vinilo ya está en camino). De momento dejadme que os comparta el videoclip, que es una auténtica joya de vivencias adolescentes y que bien pudiera formar parte del anuncio veraniego de una conocida marca de cervezas, seguro que os cuadra.

Como siempre, os dejamos también el vínculo a la canción en Spotify, para que sólo tengáis que hacer click en ella y disfrutarla.

Esta es la letra de Waiting on a song de Dan Auerbach, para aquellos que queráis cantarla a todo trapo:

I been thinking and been hummin'
I been pickin and I been strumming
Just waiting, waiting on a song

I been hitching and I been thumbin'
I can almost hear one coming
I'm just waiting, waiting on a song
I looked down in my pocket
Underneath the bed
Walked under the lamp post
And one hit me on the head
Am I blind or too dumb to see
All the sound surrounding me?
I'm just waiting, waiting on a song
You can look up at the stars
Bow your head and count the cars
You'll still be waiting, waiting on a song
Might be a blue bird or a crow
On a cord between two poles
They're just waiting, waiting on a song
Songs don't grow on trees
You gotta pick em' out the breeze
Fall down on your knees
And pray one comes along

When those railroad gates come down
You gotta stop and turn around
Or you'll be waiting, waiting on a song

 

Para los despistados, así queda nuestra Playlist en Spotify #Antilunes de Los Mundos de Josete. Estáis tardando en suscribiros y disfrutar y recibir la mejor música para combatir al lunes:

Buenas noches y buena suerte.

 

Recuerda que también nos puedes seguir a través de nuestra página en Facebook, nuestra cuenta de Twitter (@mundosdejosete), nuestra cuenta de Google Plus y el perfil musical en Spotify. Y como no, estamos indexados en Bitácoras y podéis seguirnos por suscripción al feed o vía mail.

Si hay una película que me ha sorprendido en los últimos tiempos esa es “Amores asesinos” (2013), dirigida por John Krokidas y protagonizada por Daniel Radclife interpretando el personaje de Allen Ginsberg, Dane DeHaan, interpretando a Lucien Carr y Michael C. Hall como David Kammerer.
Tropezamos sin pretensiones con una película de aire independiente, aunque no excesivamente, que cosechó alguna nominación en círculos del cine indie como el Festival de Sundance, donde formó parte Sección oficial largometrajes a concurso, en el año 2013. Ese mismo 2013 en el Festival de Toronto (TIFF) la película fue Nominada al Premio del Público (Mejor película). Por su parte, Dane DeHaan se llevó un Premio Gotham al Mejor nuevo actor.

La historia, que mezcla historia de la literatura (contada a través del cine) y una manera de ver la vida, está basada en hechos reales y arranca con la llegada de Ginsberg, un joven judío en la Universidad de Columbia (Estados Unidos). Es en ese momento de su joven existencia cuando conoce a Lucien Carr y, de algún modo nació la generación Beat. Carr introduce a Ginsberg en un mundo completamente bohemio de literatura, arte y transgresión. Es en ese momento cuando Ginsberg conocerá a Kammerer, un posesivo conserje que resulta ser pareja de Carr. Se unen en ese momento al grupo los otros dos precursores de su brillante generación: William Burroughs (Ben Foster) y a Jack Kerouac (Jack Huston).

Todos ellos formaron y arrancaron una brillante y vitalista generación de creativos: la generación Beat. Sus ideales: vivir el presente sin pensar en exceso, crear, escribir y debatir sobre una cultura y una enseñanza académica demasiado encorsetada en un momento crucial del siglo XX, con la II Guerra Mundial en uno de sus momentos cumbres toda una generación de norteamericanos se verá entre la espada y la pared.
La historia de amor entre Carr y Kammerer, y su tortuoso final, un asesinato que les costó la cárcel a Carr, Borroughs y Kerouac, marcará el nacimiento de no sólo una generación, sino también de uno de los mitos sobre los que más se ha escrito y especulado durante años. Os recomiendo leer este artículo publicado en el diario El País en 2008 “El crimen escrito de Kerouac y Burroughs”.
Con Ginsberg como protagonista de la historia se construye el drama cinematográfico, una brillante aproximación a una historia fascinante. Un ritmo genial con la mezcla de “vueltas atrás” y efectos que emulan el pensamiento del propio escritor.
Cine, generación Beat. Amores asesinos.

Una agradable sorpresa cinematográfica. Un círculo genial en torno a una historia tan real como apasionante acompañada de una fotografía muy cuidada a cargo Reed Morano. Aunque la cinta no cosechó grandes críticas, hay que reconocer que puede que no es una película para llegar al gran público, os la recomiendo. Por esa mezcla que tienen las grandes historias y el cine. Espero vuestras opiniones, a ver si os agrada tanto como le gustó como a servidor. Es una película ideal para ver en casa. Valoración: 7,5.

Algunas cosas, una vez que las has amado, se vuelven tuyas para siempre. Y si intentas dejarlas ir, sólo dan vuelta hacia atrás y vuelven a ti. Se convierten en parte de lo que eres.
Allen Ginsberg.
Buenas noches y buena suerte.

Trabajar atendiendo a personas tiene muchas cosas buenas, algunas no tanto, pero sin duda, conocer a gente con la que compartes aficiones es una de ellas. Llegué a la lectura de “Sapiens” (Debate, 2014)  por recomendación de una usuaria de la farmacia y, a pesar de que ella aún no sabe que ya lo he terminado, le estoy muy agradecido por la recomendación.
Aunque leer libros recomendados puede ser un arma de doble filo, expectativas creo que le llaman, “Sapiens. De animales a dioses” es un fantástico libro de historia, antropología, pensamiento y filosofía. La obra del historiador israelí Yuval Noah Harari es más que un compendio de hechos, es una auténtica obra maestra del pensamiento y el análisis de la historia del Homo Sapiens, desde su aparición hasta nuestros días.
Yuval Noah Harari, israelí de padres libaneses, enseña historia en la Universidad de Jerusalén, es doctor por la Universidad de Oxford y autor de múltiples libros. Un individuo interesante del que podéis conocer más en esta entrevista realizada por Iñaki Gabilondo en #0, el canal de Movistar TV, que os dejo en este vídeo (os dejo la primera de dos partes):
“Sapiens. De animales a dioses” es, como reza su portada en el subtítulo una “Breve historia de la humanidad” y está planteada en cuatro partes diferenciadas pero consecutivas y necesarias: La revolución cognitiva, la revolución agrícola, la unificación de la humanidad y la revolución científica.
En esta primera parte, la revolución cognitiva, el autor plantea la primera evolución, desde el homínido más nimio: un nómada buscando su lugar en el planeta, cazando. Harari presenta los hechos con una mezcla de biología e historia.
En la segunda parte el escritor israelí le da una vuelta de tuerca a la revolución agrícola y al cambio, no tan positivo, que supuso según el punto de vista desde el que se plantea. Todo en la vida depende del prisma desde el que se mire.
La religión y el dinero cambiaron la Historia de la humanidad, y es así como lo interpreta el autor. Sobre estos dos ejes versa la tercera parte, cómo los humanos hemos asumido el poder imaginario, pero real, del dinero. Pero también, sobre cómo las religiones, y aquí Yuval Noah Harari mete en el mismo saco a los movimientos políticos y a las religiones entendidas como tales, se abrieron paso hasta llegar a nuestra actual cultura.
Por último, ciencia e imperialismo se unen para la cuarta parte del libro, llena de avances que surgieron de una sinergia buscada, pero necesaria entre científicos y grandes estructuras de Estado: los imperios. Muy interesante el paralelismo que se construye en torno al imperialismo, la industrialización y los avances científicos.
Esta última parte abre un apasionante debate sobre la constante búsqueda de la felicidad por parte de los Sapiens y qué va a ser de nosotros ante los avances científicos y tecnológicos. Un reto apasionante y una puerta abierta hasta su siguiente libro Homo Deus: Breve historia del mañana (Debate, 2016).
Sinceramente, a nivel divulgativo, crítico y por el revolucionario modo de presentar los argumentos y enfocar la historia de la humanidad en poco más de 400 páginas, “Sapiens. De animales a dioses” debería ser leído en los institutos. Su poder de acercar la antropología al público que no tenemos ni idea sobre el tema, más que cuatro aproximaciones acontecidas en edad escolar, es fantástico.
Evidentemente, hay planteamientos de Yuval Noah Harari que son revolucionarios, que chocan con parte de la cultura, las creencias y los pensamientos de gran parte de nuestra sociedad. Es, y no pretendo generar falsas expectativas a nadie, una vuelta de tuerca, una condenada pero genial vuelta de tuerca a todo lo anterior.
Estamos ante un libro para pensar, para reflexionar sobre lo azaroso de lo sucedido, en determinados momentos de la Historia de la humanidad a ese conjunto de seres vivos llamados Sapiens. Mi valoración es muy positiva y mi recomendación es que lo leáis, aunque en algunos momentos del libro os cueste avanzar (sobretodo en los primeros compases) luego entenderéis que no es una obra menor. Valoración: 8,5.

Buenas noches y buena suerte.

La historia de Quique González y la mía se parecen poco, o eso hubiera dicho hasta “Me mata si me necesitas”, ahora os explicaré por qué. La pasión por la música, los libros, el cine y un hecho vital que define la historia de Me mata si me necesitas (2016). Compré dudoso este disco en formato vinilo y me ganó desde el principio con su excepcional sonido: 180 gramos de gran calidad sonora con una magia in crescendo canción a canción. La perversión del streaming, basura sonora si lo comparas con la calidad de un CD o un buen vinilo. Quique González nos da 10 motivos en forma de 10 canciones para coronar su décimo disco de estudio, una obra maestra en el momento más maduro de música y letras de toda su carrera. Para mí, su mejor disco, aunque esto sólo es cuestión de gustos.

"Me mata si me necesitas", Quique González. En esta entrada os voy a contar cómo vivo la escucha de uno de los vinilos que más escucho en los últimos meses. Desgranando canción a canción, y de un modo muy personal. Para ayudar, os dejo el vídeo con el audio oficial o con vídeos de buena calidad para que podáis seguir, canción a canción, cómo es “Me mata si me necesitas”. Entramos de lleno en lo que puede ser, espero vuestro feedback, una manera de desgranar los vinilos, y de conducir esta nueva sección.
La intrahistoria de este disco no se puede comprender sin este genial artículo de El País que firmó Fernando Navarro, os recomiendo leer detenidamente esta entrevista, porque es fantástica.. Dylan, Neil Young y la pérdida de un padre, el de Quique, que coincide en el tiempo con parte de mi experiencia vital en estos últimos meses. La pérdida de un padre te cambia tanto que cualquier letra que haga mención al respecto.
Sobre el disco:
Vinilo de 180 gramos, sobre interior de papel con las letras e intérpretes de las canciones. Fotografía interior del salpicadero de un coche clásico.
"Me mata si me necesitas", Quique González.
  1. Los detectives.

El disco asoma tímidamente con un homenaje a sus músicos: “Los detectives”, Quique ama tanto a la música que intenta rodearse de los mejores en cada una de sus aventuras discográficas, y ha logrado armar un grupo fantástico: Pepo López, Edu Ortega, Alejandro Climent y Edu Olmedo. El disco, y la canción arrancan con una melodía suave pero muy elegante acompañada de una letra que entra a bocajarro en los oídos del oyente.
"Me mata si me necesitas", Quique González. “Lo escribes y lo rompes
No sabes ni por dónde empezar
No haces más
Que asomarte al borde”
He comentado que se trata de un homenaje porque para el mundanal oyente le puede parecer, corríjanme si me equivoco, la narración de un día en la vida de un músico: trasiego de trastos, viajes, más viajes, fama fingida (alguien te saluda pero no te conoce), educación y entrevistas (te aburren pero escuchas hasta el final). Y un arranque de show: La oscuridad
Sube el volumen y la intensidad. Y el final narrando esa adicción a la música: “Sabes como duele pero quieres un poco más”.
Os dejo el vídeo del canal oficial del cantautor, sólo audio:

2. Se estrechan en el corazón.

El segundo corte del disco “Se estrechan en el corazón” ya ha pasado por esta página cuando presentamos como #Antilunes el primero de los singles que se publicaron de “Me mata si me necesitas”.
Invitaros a recuperar aquella entrada que tan buena acogida tuvo. Y comentaros que podéis, descargarla desde la página del propio cantautor gratuitamente. Os dejo vídeo de su actuación en “A Solas” de Sol Música:
 

3. Sangre en el marcador.

“Sangre en el marcador”. Con sangre en el marcador se acaban los calificativos, qué tema. Demasiadas sensaciones para esta canción, demasiadas. Música, letra. Es para mí uno de los mejores temas del disco: 
“Me recibiste con tu adiós, y supe que no era el final”.
Genial la batería y las guitarras, el ritmo de la canción le mete esa velocidad a la ansiedad, “el terror”, “la tripa revuelta” que acompañan a ese  “Te juro que estoy mejor”. Y como no, el violín de Edu:
”Lo que te llena te da, lo te que te llevas.
Hay espuma en la conciencia y sangre en el marcador”
En esta ocasión os dejo el videoclip oficial del tema:

4. Charo.

Aún resonando los últimos compases de “Sangre en el marcador” comienza uno de los himnos más ligeros, fáciles y pegadizos de “Me mata si me necesitas”: Charo.
“Charo, no sé lo que viste en mi”.
Quizás uno de los mejores duetos de la música popular española de los últimos años. Fresca, como una mañana cántabra, aparece la maravillosa voz de Nina. Un diálogo entre dos viejos amantes que siempre se echarán de menos
“Si vas con los cristales empañados, ¿cuándo vienes a por mí?”
Espero que estos dos minutos se os hagan tan cortos como a mí. Os dejo aquí el vídeo de la actuación en Late Motiv, el Show televisivo de Andreu Buenafuente en #0 con Nina, magia pura:

5. Cerdeña.


“Cerdeña” es dura. Es el final de la cara A, sin llegar a la crueldad del final de la cara B impresiona el dolor y la nostalgia que transmite. “Eres única, una dulce muerte súbita”. Fue, pudo ser y nunca llegó a más,
“Por un momento vi que puede ocurrir algo grande, algo grande…”.
Qué sensación, quién no la tuvo alguna vez en su vida. Magnífico el acompañamiento del violín de Edu Ortega y del piano de Ricky Falkner. Tras el dolor, la paz. Esa es la sensación que logra transmitir esta canción.
“Da igual, cuando aprieten el gatillo ya sabrás que estoy loco por ti.
Tan solo me pilló desprevenido”
El vídeo que os presento de Cerdeña es de una sesión en vivo el 16 de diciembre de 2015 en Oaxaca, México:

IMG_20170209_082123

6. Ahora piensas rápido.

La Cara B, una genialidad detrás de otra. Es mucho mejor que la cara A. Es una oda al rock moderno.  a la mejor música de Quique y a sus mejores letras, esas que agarran.
“Ahora piensas rápido” es rock sureño puro, es violín y es banjo. Y es, a su vez, uno de los mensajes más directos y desgarradores del disco. “Todavía creo que puedes ver arder mis neumáticos”, escuchad la canción y sentid cómo transmite la sensación de derrota definitiva
“Mi rencor tu corona de espinas”
Os dejo vídeo de la presentación que Quique González realizó sólo en el Mercado de San Fernando para El País:

7. Orquídeas.

Orquídeas. “No pueden destrozar mi amor, Convertir aquella euforia en ira.” Un adiós, una despedida, una escapatoria de un lugar que se ha convertido en algo así como un infierno.
“Miras, tardas tiempo en contestar,
no te gusta esta ciudad y te haces el fuerte”
“Porque tú respiras en el metro y das todo lo que tienes”. Un mensaje muy del estilo de “Vas a muerte y nunca te cubres, te funden a la mínima” de Las Chicas son Magníficas, uno de los mejores temas de “Delantera mítica”. Os traigo vídeo con audio oficial.

8. Relámpago.

Relámpago es eso, velocidad y frescura. Los teclados (piano y Hammond) de Alejandro Climent toman un protagonismo genial en otra oda a lo que fue y ya no es.
“Dime, ¿Dónde?, dime dónde estarás,
probablemente da igual”.
“Tú seguirás empujándome al borde”. Y aquí todo se aclara para lanzar un mensaje, un estribillo brutal en la boca de Quique, pero también en los coros de  Pepo López, Santos Berrocal y César Pop, para cerrar el tema en todo lo alto, para invitarte a cantar:
“Insistes una y otra vez…”
Vídeo del canal oficial de Quique González:

9. No es lo que habíamos hablado.

No es lo que habíamos hablado es uno de los mejores temas de don Enrique González. “No puedo hacerlo sin hacerle daño a nadie más”. Es la mejor letra del disco, sin duda alguna. Es una oda a la suerte, a la mala. A esa fortuna impuesta que parece poner todo en contra. “Despertar creer, volver a morder la parte más dura”. No hay, en toda la canción, una puñetera frase, una condenada palabra que no tenga sentido, que no sea genial. Verdades como puños.
“Madurar, crecer, debería ser un juego de niños”
Esta canción me pone los pelos de punta, y gran parte de culpa la tiene el violín de Edu Ortega. Y sí, aquí encontramos la estrofa que da nombre a este disco que marca un antes y un después en la carrera de Quique González:
“Echa una moneda a la máquina, me mata si me necesitas.
Esto no es lo que habíamos hablado  y aún así, me quedaría”
Vídeo del canal oficial del autor:

10. La casa de mis padres.

La casa de mis padres es el desgarrador homenaje de un hijo al padre que se fue para no volver. Sólo quien ha vivido ese vital y desagradable episodio en su vida es capaz de entender la trascendencia y la profundidad de esta canción de pleno. La voz de Quique está a punto de romperse cada vez que canta el estribillo:
“Batiendo mis propias marcas,
perdiendo en una apuesta segura.
Necesito un frac y una armadura
para seguir esquivando las balas”
 
Vídeo de La casa de mis padres, canal oficial Quique González:
 
En este vídeo el propio Quique González nos cuenta más sobre el disco, sobretodo sobre los componentes de la banda, sobre Los Detectives:
Recuerda que también nos puedes seguir a través de nuestra página en Facebook, nuestra cuenta de Twitter (@mundosdejosete), nuestra cuenta de Google Plus y el perfil musical en Spotify. Y como no, estamos indexados en Bitácoras y podéis seguirnos por suscripción al feed o vía mail.
Buenas noches y buena suerte.

































































Hoy lo puedo decir bien alto: hace más de diez años que le doy a esto de los blogs. En el principio no fue el verbo, pero si fue este mismo blog en formato Windows live spaces, donde recuerdo que este era un blog personal y casi un diario. Un 19 de febrero de 2007 nos estrenábamos en Blogger, en esta ubicación, un cambio importante, ya que 10 años después seguimos en antena. Esta es la 858ª entrada y es una muy especial. Una década con este blog.


Si hace 10 años a cualquiera con un blog personal nos hubieran dicho que ahora para triunfar necesitas un blog, que hay cientos de parásitos rondando a muchos sectores para enseñarte a construir un blog y una identidad personal, o que habría tantos millares de blogs y tantos millones de posts lanzándose a la web cada año no lo hubiéramos creído. O hubiéramos sido más ávidos y hubiéramos conquistado el mundo de la blogosfera.
10º aniversario de Los Mundos de Josete

Hace 10 años arranqué sin pretensiones, y hoy, 10 años después, este blog, más personal si cabe que en sus inicios, sigue sin tenerlas. He sacado muchísimas cosas positivas de este blog que hoy cumple 10 años, aquí va un pequeño resumen:

  • Gente. He conocido a gente maravillosa de modo virtual y personal. Contactos con los que compartir gustos, recomendaciones, aficiones, etc. Discusiones apasionantes y comentarios hilarantes que han llenado de magia este camino.
  • Música. Si algo tiene este blog es mucha música. No hace falta que os cuente la cantidad de música que ha pasado por este blog en los 10 años que llevamos: listas musicales, temazos, videos musicales grandiosos, versiones de canciones (versioneando), mis queridos temazos para ganar la guerra, conciertos, festivales, las playlists que podéis encontrar en mi perfil de spotify, discos de la semana. El peso de la música en este blog es innegable, y ahora lo seguirá teniendo con los vinilos, la nueva sección de Los Mundos.
  • Libros. He aprendido mucho, he compartido mucho y he leído mucho en estos 10 años. Quizás no hubiera leído tanto de no ser por este blog.
  • Otros blogs: he conocido a decenas de personas, como ya he dicho, muchos de ellos a través de blogs, muchos de ellos con gustos y afinidades similares a las mías. Muchos de estos blogs son ahora mis blogs de cabecera, os he contado mucho sobre ellos durante estos 10 años, bien en este blog o a través de twitter, o mi cuenta personal o la cuenta del blog.
  • Cine. Quizás el gran abandonado de los últimos años. Nuestro modo de vida nos lleva a no tener tanto tiempo para ir al cine. En mi defensa añadiré la baja calidad del séptimo arte en los últimos años. Así como la deriva comercial en la que se ha sumido el cine.
  • Viajes. Los diarios de viaje en formato blog son otras de esas cosas que siempre guardaré en mi corazón por mucho que el blog evolucione de un modo u otro. Siempre tendré ahí el recuerdo de todos los viajes, como aquel entrañable anciano que conocí durante mi luna de miel en Argentina y que tomaba sus notas con pasión.
  • Colaboraciones. Ser “pionero” en el mundo de los blogs me llevó a tener opciones, a abrir puertas, pero también a tener a gente que se ha ofrecido en un momento dado. Quiero acordarme en este momento de Borja Sánchez y de Pedro Hernández, que en un momento dado colaboraron conmigo en esta aventura. Por otro lado, también quiero agradecer a El Club de la farmacia todo lo que surgió como sinergia para ambas partes con las colaboraciones llevadas a cabo.
  • Deportes. En nuestro twitter somos muy activos y es donde canalizamos esta actividad, muchas de las veces comentando actualidad deportiva, sobretodo del Valencia Club de Fútbol. Sin duda alguna, el deporte ha sido uno de los grandes temas en los comienzos de este blog. La cervecita de los viernes, en la que se repasaba la actualidad del Valencia, las carreras populares, el baloncesto, muchas cosas quedan ya atrás. Evidentemente esta especie de madurez en la que vivo instalado, me ha hecho madurar y cambiar mi manera de ver y vivir el deporte.
  • Mis otros blogs. Nada sería lo mismo sin los otros blogs “hermanos pequeños” de Los Mundos de Josete. Primero nació ¿Qué me da para…?, más tarde Josete Sendra, ambos dedicados a la farmacia y su mundo. Por último fue el blog de la empresa, Qualitatis Health, que no sólo vino en forma de blog, sino que también suma una plataforma formativa para manipuladores de alimentos.
  • He dejado para el final lo más importante: vosotros, los lectores, mis lectores. A ti lector, que me sigues por afinidad, por amistad, porque compartes o compartiste una parte de mi camino. Porque estás ahí, desde hace mucho, o desde hace poco. Siempre he sentido gratitud y admiración por quienes me han acompañado desde los albores de este camino que ha marcado a quien hoy te escribe, siendo su vía de escape, su pasión, su adicción, sé que hay poca gente. Pero en todo este tiempo me ha maravillado la extraordinaria sensación de sentirme leído o de escuchar a un lector que comenta que te lee. El subidón de ver las estadísticas de visitas subiendo. Quisiera, antes de acabar este apartado, tener un reconocimiento importante y especial a toda esa gente que estuvo y ya no está, sobretodo a la que ya no puede estar.
Por si a alguien le suena a despedida esta entrada, que está quedando muy nostálgica, diré que no, que esto no es una despedida. No he escrito más que un resumen humano, a corazón abierto, y demasiado corto, para 10 años de blog. Es imposible meter en una entrada 10 años de mi vida. Es imposible resumir todo lo bueno y todo lo malo que ha acompañado a quien os escribe en una década.
¿Qué podemos esperar de Los Mundos en los próximos diez años? Sinceramente, no sé si serán 10 años, pero tengo un objetivo: entrada al menos quincenal (intentaremos que semanal) y curación y mejora de contenidos. A las puertas de las 900 entradas hay que ir “remasterizando” todo el trabajo realizado.
En estos 10 años han pasado muchísimas cosas, todas ellas podrían resumirse en esta canción de Los Rodríguez: “Diez años después” y en su letra. Desde hace un año, al celebrar el 9º aniversario, tenía clarísimo que iba a ser Diez años después el “himno” de esta década, porque es tan cierta, tan directa, que no podíamos dejar de celebrar estos 10 años con esta canción que añadimos, con todos los honores, a nuestra Playlist resumen de Spotify: “Top canciones de Los Mundos de Josete”.



Hoy sí, os pido difusión. Si en 10 años hemos logrado conectar es el momento de decírselo al mundo. Recuerda que también nos puedes seguir a través de nuestra página en Facebook, nuestra cuenta de Twitter (@mundosdejosete), nuestra cuenta de Google Plus y el perfil musical en Spotify. Y como no, estamos indexados en Bitácoras y podéis seguirnos por suscripción al feed o vía mail.
Buenas noches y buena suerte.