El placer del viajero. Libro Ian McEwanHace unos días terminé uno de esos libros leídos por recomendación de una lectora empedernida que viene a la farmacia y con la que suelo compartir las lecturas que llevamos entre manos. Se trata de “El placer de viajero”, un libro del escritor inglés Ian McEwan (Aldershot, Reino Unido, 1948), publicado en el año 1982 y editado en España por Anagrama, consta de 148 páginas y la encuadraríamos dentro del género narrativo. Su título original fue The Comfort of Strangers y aquí va mi humilde opinión sobre el libro a modo de crítica literaria de un simple lector.
La trama de la novela, sin ánimo de contar en exceso, transcurre en la ciudad italiana de Venecia. Allí dos amantes, Colin y Mary disfrutan de unas largas vacaciones repletas de pasión y largas estancias de sexo, descanso y conversaciones condicionadas por alcohol y drogas en su hotel que alternan con visitas a la ciudad en las que huyen de los lugares atestados de turistas. De ellos sabemos poco, tienen otras parejas e hijos en algún caso, pero es no es trascendente para la trama. Todo lo importante sucede en Venecia, durante las excursiones que Colin y Mary realizan a monumentos y playas de la ciudad. En una de esas visitas la pareja conocerá a Robert, un personaje locuaz y embaucador que, casualmente, se encontrará a la pareja en un más de una ocasión. Con la excusa de ayudarles a conocer calles menos transitadas y a encontrarse cuando se pierden entablarán una misteriosa relación con él, que es dueño de un restaurante peculiar, y con su mujer, Caroline, que parece vivir en un tormento constante. Esta relación será tan misteriosa y manipuladora como inquietante.
McEwan traza un misteriso relato alrededor de otro de tono erótico y pasional. Una relación de amantes y viajeros que disfrutan de unas ociosas vacaciones, porque tanto día sin hacer nada en una misma ciudad deja entrever que la finalidad del viaje es desconectar del mundo que se deja atrás, que va girando hacia un inquietante transcurrir de los acontecimientos. El viraje de un relato “feliz” al “desasosiego” acaba por contagiar al lector, y ahí reside la mayor fuerza de la novela. Esa transición envuelve y engancha a quienes disfrutan de la lectura de esta corta novela hasta generar congoja y tensión. El miedo y el nerviosismo que padece la pareja de protagonistas al ir conociendo a Robert y Caroline se plasma y transmite por el autor a través de las páginas del libro. La tensión va creciendo y genera desasosiego, sobre todo porque se combina con “parones” narrativos en los que la pareja disfruta de momentos de aparente ociosidad.

Personalmente leí esta novela en poco tiempo, nunca antes había leído al prolífico Ian McEwan. Hay algo tenebroso en toda la narración, hay una tensión creciente que te envuelve en esta novela y hay gestos que no dejan de ser peculiares de cada uno de los personajes. Como la “costumbre” de Robert de acompañar a los viajeros cogido de su mano. McEwan construye un relato intenso y potente, sin ambajes y directo.
Ya sabes que si quieres leer este “El placer del viajero” lo puedes comprar en tu librería habitual, también lo puedes comprar o descargar a través de alguna plataforma digital, si es el caso de amazon, comprándolo o bajándolo desde este enlace o pinchando en la imagen que ves a continuación. Puedes también probar la suscripción gratuita de Amazon unlimited desde este enlace o desde el banner que ves en la entrada.. Con estas acciones colaboras en el mantenimiento de este blog:

Si me preguntáis si recomiendo la lectura de "El placer del viajero”, la respuesta es Sí. Creo que no será el último libro de Ian McEwan que lea, porque además, cuento con alguna recomendación más de familiares y amigos. Espero que esta novela os guste como a mí y os genere ese “gusanillo” lector que tanto me gusta. Valoración: 7.8.
Buenas noches y buena suerte.
Recuerda que los canales para seguirnos: la suscripción al feed o vía mail. Sabéis también que tenemos página en Facebook, en la que debes darle al “Me gusta” para estar al tanto de nuestras novedades, también tenemos una cuenta de Twitter (@mundosdejosete), que deberíais seguir, por divertida y por muchas cosas más. Además podéis seguir mi cuenta personal (@josetes). Tenéis también nuestras listas musicales en Spotify, de 2013, de 2012, de 2011 y de 2010. Y como no, estamos indexados en Bitácoras.

white liesVuelven los White Lies, y vuelven con un tema que nos recuerda a su mejor sonido: Believe it es su nuevo single, el anticipo de FIVE, un nuevo disco que saldrá en 2019, aunque parezca muy lejos está ahí. Ya conocemos “Time to give”, menos marchosa que el que hoy se convierte en nuestro 52º #Antilunes, pero también con trazas de lo mejor de White Lies. Llevamos mucho sin escribir y es de justicia volver con la mejor música para intentar resarcirnos de tanta ausencia.

Para los que no conozcáis a White Lies, son un grupo que os va a recordar a Editors o a Interpol. Si hubiera que catalogarlos, que es algo que nunca acaba de ser justo, quedarían encuadrados entre el Indie y el Post Punk son de un barrio de Londres llamado Ealing y llevan juntos desde 2007. Servidor tuvo la suerte de poder verlos en el FIB de 2009, en el enlace podréis leer la crónica de ese día, y nos gustaron mucho. Anteriormente su grupo se llamaba Fear of Flying. El grupo lo componen Harry McVeigh (vocalista y guitarrista), Charles Cave (bajista y coros), y Jack Lawrence-Brown (batería). Su álbum debut, To Lose My Life, es una pasada que me gusta recordar de vez en cuando, y, en su día, debutó como número uno en el Reino Unido.

De momento, hasta el 1 de febrero que salga el disco, que ya se puede encargar desde la web de White Lies, tenemos este Believe it aunque sea sin videoclip al uso, pero con la letra y con lo más importante, con un temazo que bien nos va a valer para superar este lunes de noviembre. Five tendrá 9 canciones y no será hasta el primer día de febrero cuando podamos escucharlo. Espero que os guste tanto como a mí, porque me recuerda a sus comienzos y a su sonido de siempre.

Aquí tenéis el enlace para spotify:

Y, como siempre, la letra de Believe it de White Lies:

All this trying to breathe
Is making me nervous
No, I cant't uncurl my toes
Is that part of your service?

Oh, oh!

You've hung up your four degress
I hope they're making this worth it
'Cos I've had the fear a week
And I've been trying to shirk it

He says believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You can pay any way you like

Believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You'll be good if you shut your eyes

I read the top reviews
From your junkies and war vets
So you've not got much to lose
And I can't ignore it

Oh, oh!

Believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You can pay any way you like

Believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You'll be good if you shut your eyes

I'm the butt of the trick for you
Yet the hand that awards it
And you'd hook my lip for proof
If I could afford it

He says believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You can pay any way you like

Believe it
Believe it
Believe it
Believe it
You'll be good if you shut your eyes.

Creo que vais a entender que aquí hay un mensaje importante: puedes pagar como quieras.

Por tanto, pasa a formar parte de nuestra Playlist de #Antilunes en Spotify “Believe it” de White Lies. Recordad que la Playlist de “Antilunes de Los Mundos. #MusicMonday #Antilunes”, está disponible para suscripción sn Spotify. Os invitamos a suscribiros:

Espero que os guste y que os alegre este lunes. Feliz semana a todos.


Buenas noches y buena suerte.

Berta Isla, de Javier Marías, Alfaguara 2017, 552 páginas, tapa blanda. Es el último libro que he leído, fue regalo de Sant Jordi y quizás fue uno de los motivos por los que no abandoné el libro. He hablado de la novela de Javier Marías con algunos de vosotros y ha despertado sentimientos de todo tipo entre los lectores. A continuación trataremos sobre tan controvertida novela.berta isla. de javier marías. Crítica

Sinopsis: Berta Isla comienza su noviazgo en el Madrid de mediados del franquismo con Tomás Nevison, un chico de ascendencia británica. Los caminos de ambos se separarán cuando Tomás marcha a Inglaterra mienstras Berta se quedará en Madrid cursando sus estudios. Ambos se aman en la distancia y se reencuentran durante los períodos de descanso académico, pero un escarceo amoroso de Tomás cambiará para siempre el destino, no sólo del propio Tomas, sino también de Berta y de toda su familia. Los años transcurrirán dentro de un misterio que condicionará la vida y los destinos de Tomás y Berta.

Para los que no conozcáis a Javier Marías, si es que hay alguien que no conoce a este prolífico escritor, es académico de la Real Academia Española, donde ocupa el sillón “R”, nació en 1951 en Madrid y desde 1971 ha publicado más de 10 novelas, muchas de ellas de gran éxito. Es, además, columnista en el diario El País.

Javier Marías establece un relato en tiempos de espías, de franquismo, de fidelidad matrimonial hasta el extremo y de temor al aparato de los Estados. Pero la novela es un relato del miedo, de la fidelidad, de la incertidumbre relatada desde el punto de vista de los dos protagonistas, ya que, según el capítulo la trama se narra desde el punto de vista de uno o de la otra.

Vaya por delante que no tengo nada en contra de Javier Marías. Dicen de él que es el escritor vivo nacido en el estado español más internacional, que aspira a grandes premios. Creo que pocas veces me he enfrentado a un autor más controvertido conociendo tan poco sobre él. Varias personas a las que tengo por grandes lectoras me dijeron que habían abandonado el libro, si no llega a ser por el hecho de ser un regalo especial me hubiera sumado perfectamente a la lista. Otra gente, quizás escarmentada por el estilo de Marías, me advirtió contra su lectura. Todo en negro. Es como si te dicen: no subas a esa montaña que no vale la pena y tú subes. Con todo este clima de animadversión cualquiera se leía Berta Isla. Como comprenderéis, ya no me paré a leer las críticas u opiniones en la red, sólo faltaba.

Mi humilde opinión: este no es un libro fácil de leer. Javier Marías es un escritor con unos recursos literarios y un vocabulario al alcance de muy pocos escritores. La riqueza de su lenguaje es, sin duda, el punto fuerte de su libro. Ahora bien, ¿es suficiente para convertir a Berta Isla en una novela única o memorable? Para quien os escribe la respuesta es no. La trama adolece de ritmo y abusa de circunloquios para lucimiento del autor. No me gustan las novelas en las que el autor parece tener que llegar a una cifra de páginas y alarga los párrafos y los capítulos innecesariamente.  Otro de los puntos negativos es, bajo mi punto de vista, la inverosimilitud de la historia, no estamos ante una novela de ciencia ficción, pero la languidez de Berta y de Tomás, los abusos de Tupra, el conformismo de los personajes hacen, en ciertos pasajes, que la lectura sea aburrida. Para postres, parece que el contrato de Marías con Alfaguara le obligara a llegar a determinado número de páginas

Tras todo lo argumentado pudiera parecer que no quiera escribir una buena crítica sobre el libro. Lo cierto es que mi opinión sobre Berta Isla, si bien es mejorable y queda empañada por la mencionada falta de ritmo y los circunloquios en determinados pasajes de la novela, no es del todo mala. Javier Marías es un buen escritor, hay a quien le parece insoportable, hay a quien le parece otras cosas más feas por su faceta de columnista, pero no he venido a juzgar más que su libro, y ni siquiera es juzgar, es opinar.

Berta Isla es una novela muy bien escrita, no es de esos libros que recomendaré sí o sí (ya conocéis mi vehemencia), pero es un libro que leería si cayera en mis manos y no lo hubiera leído. Escribir esta crítica y emitir una valoración numérica es un ejercicio complicado para mí, pero si tuviera que puntuar el global de Berta Isla le daría un 7.5 sobre 10. Pese a todo lo dicho, os recomiendo leerla.

Si queréis adquirir el libr vía Amazon os dejo un enlace con el que ganamos algo para mantener el engranaje del blog:



Buenas noches y buena suerte.

Llevaba mucho tiempo enfrascado en lecturas que no me distraían, libros que por ser más propios de asuntos de trabajo pero que no permiten disfrutar de lo más elemental: despejar la mente cuando el día toca a su fin. Al rescate de este absurdo y autoprovocado estancamiento, así como de estas barreras mentales llegó la novela de David Trueba: “Tierra de campos” (Editorial Anagrama, 2017, 404 páginas). Uno de los libros más aplaudidos por la crítica en 2017. Una agradable vuelta a la novela de ficción que leí en formato papel.

Podríamos decir que “Tierra de campos” es la biografía comprimida y en formato ficción de Dani, conocido en el mundillo de la música como Dani “Mosca”, es el protagonista y narrador, en primera persona, de una historia que comienza con el viaje para trasladar el cadáver de su padre, fallecido años atrás y enterrado inicialmente en Madrid, a su localidad natal. El viaje será mucho más que eso, será una vuelta atrás mental y emocional de alguien que ha logrado ser una estrella musical en España. Todo ello en una narración que va y vuelve en el tiempo a lo largo de la trayectoria vital del cantante, marcada por la relación tortuosa con su padre, la enfermedad de su madre. Pero también muy influenciada por sus amigos, su grupo, Gus y Animal, y los amores y familia.tierra de Campos

La historia está construida sobre la vida de Dani y en una magnífica prosa, Trueba conduce la narración a través la vida de un triunfador en la música pero de un perdedor en el terreno personal. Y ya sabéis que a servidor le sobran los motivos cuando hablamos de perdedores, outsiders y casos perdidos, quizás algún psicólogo en la sala pueda darme un diagnóstico. Dani es un antihéroe de carne y huesos, un padre, un ex marido, un ex novio y un hijo atormentado, pero también se codea con la flor y nata del universo musical y cultural de la época. “El arte de no hacer lo que se espera de ti exige la precisión del cirujano y la testarudez del loco”.

El protagonista, Dani, es un tipo que crece en un colegio de curas durante los últimos estertores del franquismo, allí descubre la música, el amor y a crecer sin excesivo reconocimiento. En “Tierra de campos” asombra el relato del mundo de la música que Trueba presenta al lector: Dani pierde a seres queridos por las drogas, es víctima de la maquinaria mediática de la industria musical, vive, en primera persona lo que supone una gira para su vida sentimental y personal. “Hacíamos canciones para sanar las heridas, porque no conocíamos otra medicina. Regalábamos caramelos porque necesitábamos caramelos”.

Pero este personaje tan entrañable por su humanidad, crece, se agiganta a lo largo de las páginas de “Tierra de campos”. Es un libro de marcado aire nostálgico que rememora tiempos mejores, que ensalza la amistad, el amor por las chicas imposibles, la añoranza por las relaciones terminadas, a la música como terapia. Una oda a la amistad entre los amigos de siempre: “Yo atravesé el duelo gracias a ellos y descubrí que los amigos nunca se apenan del todo en tu desgracia, porque les ofrece la más hermosa oportunidad para demostrarte cuánto les importas, cuánto se preocupan por ti, cuán generosa es su disposición”. Una amistad sincera, basada en dos puntales: un divo, Gus, que marcará para siempre la vida de Dani, y el incondicional que es, a la postre, la antítesis del estrellato, Animal, un tipo con poca sensibilidad y amigo de frases lapidarias como “Hay que estar contra la pareja, contra la paternidad, contra la patria, todo eso son enemigos de la libertad. La única institución que el hombre debe respetar es la amistad, porque la amistad nace de la generosidad”.

Para rematar la novela dos viajes: la escapada a Japón, un periodo introspectivo que le abrió el amor de nuevo, y el relato berlanguiano de la vuelta al pueblo de su padre: su amigo de la infancia convertido en alcalde caricaturizado, su esposa, icono sexual de su pubertad, la idolatría y el más absurdo de los homenajes posibles cuando acaba de enterrar a su padre, aunque sea años después de su fallecimiento. Y una relación, con la sobrina del alcalde, que no se materializa pero que deja muy a las claras cómo ser cantante te lo pone fácil para triunfar entre las jovencitas. Siempre con el trasfondo de la historia de la madre de Dani, un tabú y un borrón en el pasado del músico y de toda la familia.

Trueba es capaz de entremezclar los recuerdos amargos con el éxito profesional de un músico, pero, al fin y al cabo, este no es sólo el relato de los músicos. Cualquiera, con la edad, es capaz de echar la vista atrás y recordar amores perdidos, amigos que se han ido antes de tiempo, roces familiares, etc. Todo ello con frases que entran directas al corazón: “Lo malo de idealizar las cosas es que un día desfallezcas en tu empeño”. Y claro, así, lo difícil era no enamorarse de la prosa de Trueba.

Tierra de campos me ha dado momentos de risas a horas intempestivas, y carcajadas a horas aún más intempestivas. Golpes de timón en la narración y socarronería en los diálogos y en las reflexiones del narrador que lograron acabar por engancharme a un libro como hacía tiempo que no me sucedía. Trueba logra crear situaciones cómicas en medio de dramas y situaciones demenciales. “Tierra de campos” es un libro 100% recomendable. Valoración: 9.


Buenas noches y buena suerte.

philomena cineEl nivel de producción de cine de calidad británico es excelso, trabajan biopics e historias basadas en hechos reales como nadie. Las casualidades hicieron que troperazara con Philomena hace pocas semanas. Sólo el cine que remueve conciencias es capaz de salvar el actual panorama cinematográfico, repleto de absurdas películas de acción, superhérores y otros géneros de dudosa calidad. Philomena es una película de 2013, inglesa, basada en hechos reales, tan reales como desgarradores. Dirigida por Stephen Frears, casi nada, y protagonizada por Judi Dench, Steve Coogan, Sophie Kennedy Clark, Charlie Murphy, y Barbara Jefford, entre otros.

En Philomena, descubrimos un cine social, de denuncia, de drama, pero también de concienciación sobre algo que fue, por desgracia, una práctica habitual en la católica Irlanda. Philomena cosechó una barbaridad de nominaciones y Premios. Sólo en 2013 recibió 4 nominaciones a los Oscar: mejor Película, Actriz (Judi Dench), guión adaptado y banda sonora original. Obtuvo otras 3 nominaciones a los Globos de Oro, incluyendo mejor película. En los Premios BAFTA se llevó el premio al mejor guión adaptado y 4 nominaciones. Un Premio David di Donatello a la Mejor película europea. En el Festival de Venecia recibió premio al mejor guión y Premio SIGNIS. Y así muchos otros, como en el Festival de Toront, Premios del Cine Europeo o la Asociación de Críticos de Chicago.

La historia de Philomena Lee es la de cientos de jóvenes irlandesas, quien sabe cuántas, que quedaron embarazadas muy jóvenes fuera de todo matrimonio. Apestadas por sus familias, eran entregadas a las monjas que, a cambio de 4 años de trabajos, les asistían en el parto para luego vender a sus hijos a acomodadas familias norteamericanas, por 1000 libras. La hija de Philomena conoce a Martin, un periodista ex de la BBC y de capa caída tras ser asesor político del gobierno de Tony Blair, y le cuenta la historia de su madre. Ambos emprenderán un apasionante viaje lleno de obstáculos por parte de las Instituciones que negaron, durante años, ayuda y cariño a tantas y tantas mujeres.

El conflicto moral se presenta a cara de perro desde el principio. Una madre que siente que pecó, pero que disfrutó de una noche con un joven apuesto, unas monjas que ocultan totalmente la verdad, un entorno hostil del entorno del hijo robado. Y muchas otras cuestiones como si la criatura recibió una vida mejor que la que le podría haber proporcionado su madre biológica. Es una historia desgarradora, cruel, bien enfocada, no apta para intransigentes ni talibanes, pero llena de escenas muy impactantes. A cualquiera con una mente capaz de pensar y un corazón capaz de sentir le va a conmover.

La interpretación de Judi Dench es magistral, el papel de Steve Coogan no le va a la zaga. La historia está genialmente ambientada y su banda sonora cosechó muchós éxitos de un modo más que merecido. La de Philomena Lee fue la historia de muchas otras jóvenes irlandesas y británicas y sus hijos.

 philomena dench

Creo que, si tenéis oportunidad, debéis ver la película. No leí la novela, pero la historia se transmite de un modo sensacional y la dirección de Stephen Frears (Alta fidelidad, La reina o Las amistades peligrosas, entre muchas otras) es magistral. Son 94 minutos de cine en estado puro. Espero que os guste tanto como a mi. Valoración: 7.8.

Buenas noches y buena suerte.