En Tiempos del Abuelo Patxi

Supongo que a estas alturas todo el mundo habrá visto la "actuación estelar" del Presidente del Gobierno en el programa "Tengo una pregunta para usted", cuando mi padre cambió de canal y puso La Primera he de reconocer que lo primero que le dije es: "papá, por favor, quita ese panfleto". La idea del programa es brillante, pero nadie garantizaba la imparcialidad del espacio, no estuvo mal pero a Zapatero le faltó bajarse a la calle de verdad y contestar a las preguntas de la gente con respuestas para la gente.
Miraba impaciente la hora entre respuestas tediosas y largas adornadas con cifras, esperaba a House para salvar otra noche más en mi hogar, en esas apareció el crack de la semana, un pamplonica de a pie preocupado porque la vida sube más que los sueldos. ZP apabulló con datos a este señor, que a la primera retaíla de cifras cogió el micro y se levantó para interpelarle: le frenaron. Cuando Zapatero acabó ocurrió uno de los milagros de la televisión española: supongo que ya sabéis lo que pasó.
Me surgen dudas acerca de la política, sabéis que en este tema y por experiencias pasadas soy crítico con todos pero prudente en mis ideas. De lo que ví en este programa me queda una conclusión aplastante, una evidencia: a los políticos no les importa un comino los problemas reales de la gente. Emperrados en discutir sobre cuestiones legales, textos absurdos, reformas innecesarias y antiguas, ayudas a sus amigos... pero, ¿qué hay de la gente de la calle? ¿Qué hay de nuestros problemas reales? Nadie responde, sólo hay fotos, promesas, cifras que nadie entiende: Bajen a la calle, por favor.
Buenas Noches y Buena Suerte.

3 comentarios:

Eme dijo...

Ayer, en cuanto cené puse TVE. "Que no se diga -pensé-, que no le doy un voto de confianza". Desgraciadamente, no pude resistir y en un momento inexacto apagué, y me fui a leer. Bah. Me resultó descorazonador.

1. Muchos de los entrevistadores estaban más preocupados de que el presidente diera solución a sus asuntos particulares que a temas de interés general. "Oiga, presidente, tengo un sabañón en el pie izquierdo. ¿Qué puedo hacer?"
2. El presidente -además de haber llegado de otra galaxia- se fue, como suele decirse, por los cerros de Úbeda. (Por cierto, ¿dónde está Úbeda, presidente?)
3. Lorenzo Milá no tiene credibilidad como moderador. Una lástima.

Así que sí, como decías, que sean como Carmen Alborch (jaja), con quien me he topado esta tarde en la Fnac (no diré qué cd ha comprado, por cortesía) y bajen a la calle todos y vean lo que hay.

Josete dijo...

Primita:
Muchas de las preguntas de la gente, por muy personales que sonaran, son problemas reales de la gente: la precariedad de los autónomos, la falta de guarderías, o la descompensación sueldos-precio de la vida, son entre otros problemas reales. Más reales que Otegi, el Estatut o cualquier patraña de ese calibre.
En cuanto a ver a una política por ahí... yo no lo asociaría a bajar a la calle, muy pocos políticos me inspiran confianza.

San dijo...

"muy pocos políticos me inspiran confianza". Ninguno...