¡Felicidades Maestro!

Suena Sweet Caroline en mi spotify, no sé por qué, pero es un tema que me trae buen rollito. Da energía positiva, good times never seem so good… Esa energía es la que transmite alguien que es capaz de aunar tantas voluntades y hacerlas cruzar una península, un océano o medio continente para verte conseguir tu sueño. La gente deberíamos aprender de ti, y me incluyo ahí dentro, en ese saco, por arrastrar hacia esa fe que siempre nos has pedido, para cualquier meta, para cualquier empresa.

Y llamaré a Tom Waits para que su Downtown train nos acompañe en los momentos emotivos: abrazos, lágrimas y mucha alegría. Todo eso es lo que nos transmites, todo eso es lo que irradias. Eres una de esas personas que cargan pilas: una tarde contigo sirve para volver a creer en todo, hablaba con alguien (no te diré con quien) que Dios te puso en el camino de todos los que te conocemos para darnos un empujón cuando las cosas no salen bien.

Cuando uno cree en algo, cuando uno es humilde y crítico no teme enfrentarse a tribunales formados por auténticos expertos, no teme volver a empezar, y sobretodo no teme trabajar, las cosas salen bien. Por todo ello ya eres DOCTOR. Este es mi particular homenaje, a veces uno sólo encuentra en la escritura las palabras que la vergüenza, o el alcohol, no le dejan pronunciar. Dr. Sabater, mi más sincera enhorabuena.

Porque el cántico de esa tarde, repetido y coreado por todos refleja bien a las claras lo que supones: Sabater te quiero, lalalalaralala, en el mundo entero. En tu nuevo viaje, en tus nuevos proyectos cuenta con nosotros, con los chicos, con tu extraordinaria familia (uno nunca acaba de sorprenderse con la cantidad de gente que le puede llegar a leer) con todo aquel que se cruzó en tu camino, y cómo no, cuenta conmigo. Ahora toca dormir, mañana debo seguir en mi sueño…

Buenas Noches y Buena Suerte.

4 comentarios:

Daniel Sabater Hernández dijo...

Hasta la victoria, siempre, amigo. Me han hecho feliz y eso no se paga con todo el dinero del mundo. El que les estaré eternamente agradecido soy yo por hacerme vivir en una nube. Un abrazo enorme y hasta pronto, Josete.

Josete dijo...

Eres el más grande. En un par de días te estoy llamando para darte la chapa.
Un abrazo.

Pedro José Hernández dijo...

Joder Josete, no dejas de sorprenderme.

No solo tienes una mano excelente para sujetar los cubatas (12 horas seguidas y eso si que es para hacer una tesis), sino que además escribes de lujo.

Sobre lo del Doctor Sabater poco se puede decir más, si hasta el presidente del tribunal se asombró de su "poder de convocatoria", lo que no me explico es como se asombró si le tuvo de alumno.

Yo por mi lado te diré que por suerte en unos pocos días tengo al doctor a mi vera, intentaré aprovechar cada segundo para recuperar el tiempo perdido durante años, pero si una cosa tengo clara es que todos esos años se han ido de un plumazo en Granada.

Sobre tu persona te diré que continúes sorprendiéndome, primero lo hiciste como persona, más tarde como portacubatas y ahora como escritor,¡¡que siga la fiesta!!...

Josete dijo...

Muchas gracias Pedro!
Grata visita la tuya, y gratos los comentarios, hasta me he sonrojado.
Ya sé que tendrás la suerte de contar con el Dr. Sabater en próximas fechas por la capital, no acabéis con la cerveza de Madrid.
En cuanto a mi faceta escritora no es para nada tan buena como la pintas, hago mis pinitos, pero nada destacable. Eso sí, bienvenido, ya sabes un lugar más dónde seguirme.
Un abrazo.