Volvemos  a la carga y lo hacemos con libros. Conocí de la trilogía sobre la Ciudad Blanca, a saber, Vitoria/ Gasteiz a través de una entrevista radiofónica a la autora, Eva García Sáenz de Urturi con motivo del lanzamiento del tercero de los tres libros que conforman la Trilogía de la Ciudad Blanca. Escribo esta reseña sobre el primero de los libros “El silencio de la ciudad blanca” en el Día Mundial de la Radio de 2019, casualidades. El libro del que hoy os traemos la crítica fue publicado por Editorial Planeta en 2016 y tiene, en su edición papel de tapa dura 480 páginas, aunque yo lo leí en formato digital. Más datos sobre el libro:
  • ISBN-10: 9788408154167
  • ISBN-13: 978-8408154167
  • ASIN: 8408154168.
  • Otros libros de la trilogía: Los ritos del agua (libro 2), Los señores del tiempo (libro 3).
Trama (ojo, puede que desvelemos algún dato sobre la trama): La ciudad de Vitoria se vio salpicada dos décadas atrás por unos misteriosos asesinatos con unos patrones muy similares: los asesinatos se cometen por parejas, hombre y mujer, con apellidos compuestos, rodeado de eguzkilores y en lugares emblemáticos de la ciudad. En el momento actual, 2006, el condenado por los crímenes, el famoso arqueólogo vitoriano Tasio Ortiz de Zárate está a punto de salir de prisión  cuando una serie de asesinatos idénticos a los que le llevaron a la cárcel comienzan a sucederse. Esta vez arrancan con la Catedral Vieja como escenario. La investigación del caso recae en el inspector Unai López de Ayala, alias “Kraken” y su compañera Estibaliz. Ambos se verán implicados y salpicados en lo personal por estar trabajando en el caso. Un caso que revolverá los peores recuerdos y vivencias de los vitorianos. El tiempo comienza a correr en contra de cualquiera con un apellido compuesto típico de Vitoria y que se encuentre dentro de un determinado patrón de edad.
Por si todo esto fuera poco, se da la circunstancia de que Tasio fue encarcelado por su hermano, a la limón inspector de policía en los tiempos en los que los crímenes se cometieron. Dos de los más famosos y atractivos gemelos vitorianos de la época se vieron salpicados por una historia rocambolesca. Pero no son los únicos personajes que sufrirán las consecuencias. Todos los principales protagonistas van a ver en peligro su estructura familiar, van a ver cómo su pasado, el mundo sobre el que se asienta su personalidad, es sacudido. Y eso añade un componente emocional muy bien hilvanado por parte de García Sáenz de Urturi en “El silencio de la ciudad blanca”.
Sobre la autora, contar que Eva García Sáenz de Urturi lleva publicando libros desde 2012 cuando publicó “La saga de los longevos”, cuya segunda parte vio la luz en 2014 “Los hijos de Adán”. Ese mismo año también publica “Pasaje a Tahití” y ello nos lleva a 2016 cuando se publica El silencio de la ciudad blanca, que, entre otras cosas, está en proceso de adaptación al cine.


Estamos ante uno de esos thrillers más “comerciales”, entiéndase en el buen sentido, ya que me refiero a que se aleja de ciertos tópicos de la novela negra,  pero con aires del género al presentar a un inspector algo outsider y con un pasado más que interesante. Pero no le quitemos méritos a un libro que está bien escrito, desde el punto de vista de la coherencia narrativa, que atrapan al lector y convierten al libro y a su autora en un auténtico fenómeno de ventas. “El silencio de la ciudad blanca” está triunfando en países tan diversos como Alemania o Italia, entre otros. Aunque suelo desconfiar de entrada de este tipo de libros, tropecé llamado por la curiosidad y la verdad es que me sorprendió para bien. Las tramas argumentales de la novela convergen a la perfección, y ello sucede a pesar de que hay un hilo argumental que sucede en el presente de los hechos y otro que transcurre en el pasado y va avanzando. Correctos y muy elaborados son también los distintos enfoques narrativos, Kraken narra su historia en primera persona mientras que se recurre a la voz narrativa para los acontecimientos en los que el protagonista no se ve implicado directamente.

El resto de la fórmula es conocido por todos: capítulos cortos, intriga en dosis justas para retrasar la hora de apagar la luz por las noches, sorpresas y algo de historias personales duras mezcladas con alguna historia de amor por el camino. Y la autora logra alcanzar la fórmula con sobrada solvencia. “El silencio de la ciudad blanca” es un libro para pasar un buen rato, rápido y fácil de leer, a pesar del número de páginas. Pocos elementos sobrantes y pocos excesos narrativos que frenen el avance de la lectura.
Evidentemente, con esta tarjeta de presentación, va a ser difícil evitar caer en la segunda parte. Veremos qué tal y si mantiene el nivel, algo que, a priori, parece complicado. Quizás estemos ante un fenómeno del nivel Robert Langdon con el inspector Unai López de Ayala. Si os gustan las novelas policiacas y/o los thrillers este libro os gustará. Valoración: 7.5.


Buenas noches y buena suerte.
Recuerda que los canales para seguirnos: la suscripción al feed o vía mail. Sabéis también que tenemos página en Facebook, en la que debes darle al “Me gusta” para estar al tanto de nuestras novedades, también tenemos una cuenta de Twitter (@mundosdejosete), que deberíais seguir, por divertida y por muchas cosas más. Además podéis seguir mi cuenta personal (@josetes). Tenéis también nuestras listas musicales en Spotify, de 2013, de 2012, de 2011 y de 2010.
El placer del viajero. Libro Ian McEwanHace unos días terminé uno de esos libros leídos por recomendación de una lectora empedernida que viene a la farmacia y con la que suelo compartir las lecturas que llevamos entre manos. Se trata de “El placer de viajero”, un libro del escritor inglés Ian McEwan (Aldershot, Reino Unido, 1948), publicado en el año 1982 y editado en España por Anagrama, consta de 148 páginas y la encuadraríamos dentro del género narrativo. Su título original fue The Comfort of Strangers y aquí va mi humilde opinión sobre el libro a modo de crítica literaria de un simple lector.
La trama de la novela, sin ánimo de contar en exceso, transcurre en la ciudad italiana de Venecia. Allí dos amantes, Colin y Mary disfrutan de unas largas vacaciones repletas de pasión y largas estancias de sexo, descanso y conversaciones condicionadas por alcohol y drogas en su hotel que alternan con visitas a la ciudad en las que huyen de los lugares atestados de turistas. De ellos sabemos poco, tienen otras parejas e hijos en algún caso, pero es no es trascendente para la trama. Todo lo importante sucede en Venecia, durante las excursiones que Colin y Mary realizan a monumentos y playas de la ciudad. En una de esas visitas la pareja conocerá a Robert, un personaje locuaz y embaucador que, casualmente, se encontrará a la pareja en un más de una ocasión. Con la excusa de ayudarles a conocer calles menos transitadas y a encontrarse cuando se pierden entablarán una misteriosa relación con él, que es dueño de un restaurante peculiar, y con su mujer, Caroline, que parece vivir en un tormento constante. Esta relación será tan misteriosa y manipuladora como inquietante.
McEwan traza un misteriso relato alrededor de otro de tono erótico y pasional. Una relación de amantes y viajeros que disfrutan de unas ociosas vacaciones, porque tanto día sin hacer nada en una misma ciudad deja entrever que la finalidad del viaje es desconectar del mundo que se deja atrás, que va girando hacia un inquietante transcurrir de los acontecimientos. El viraje de un relato “feliz” al “desasosiego” acaba por contagiar al lector, y ahí reside la mayor fuerza de la novela. Esa transición envuelve y engancha a quienes disfrutan de la lectura de esta corta novela hasta generar congoja y tensión. El miedo y el nerviosismo que padece la pareja de protagonistas al ir conociendo a Robert y Caroline se plasma y transmite por el autor a través de las páginas del libro. La tensión va creciendo y genera desasosiego, sobre todo porque se combina con “parones” narrativos en los que la pareja disfruta de momentos de aparente ociosidad.

Personalmente leí esta novela en poco tiempo, nunca antes había leído al prolífico Ian McEwan. Hay algo tenebroso en toda la narración, hay una tensión creciente que te envuelve en esta novela y hay gestos que no dejan de ser peculiares de cada uno de los personajes. Como la “costumbre” de Robert de acompañar a los viajeros cogido de su mano. McEwan construye un relato intenso y potente, sin ambajes y directo.
Ya sabes que si quieres leer este “El placer del viajero” lo puedes comprar en tu librería habitual, también lo puedes comprar o descargar a través de alguna plataforma digital, si es el caso de amazon, comprándolo o bajándolo desde este enlace o pinchando en la imagen que ves a continuación. Puedes también probar la suscripción gratuita de Amazon unlimited desde este enlace o desde el banner que ves en la entrada.. Con estas acciones colaboras en el mantenimiento de este blog:

Si me preguntáis si recomiendo la lectura de "El placer del viajero”, la respuesta es Sí. Creo que no será el último libro de Ian McEwan que lea, porque además, cuento con alguna recomendación más de familiares y amigos. Espero que esta novela os guste como a mí y os genere ese “gusanillo” lector que tanto me gusta. Valoración: 7.8.
Buenas noches y buena suerte.
Recuerda que los canales para seguirnos: la suscripción al feed o vía mail. Sabéis también que tenemos página en Facebook, en la que debes darle al “Me gusta” para estar al tanto de nuestras novedades, también tenemos una cuenta de Twitter (@mundosdejosete), que deberíais seguir, por divertida y por muchas cosas más. Además podéis seguir mi cuenta personal (@josetes). Tenéis también nuestras listas musicales en Spotify, de 2013, de 2012, de 2011 y de 2010. Y como no, estamos indexados en Bitácoras.